Shikin Haramitsu Daikomio

 

 

Shikin Haramitsu Daikomyo es una frase de 9 sílabas que se dicemienzo y al final de cada clase al juntar las manos, luego acompañado de dos aplausos, una reverencia, un aplauso y otra reverencia.
Parece ser que esta frase fue trasmitida a Hatsumi Sensei por su maestro Takamatsu Toshitsugu y pertenece al linaje de los Sôke que forman la Bujinkan.
Esto tiene que ver con el SEISHIN TEKI KYOYO que consiste en el refinamiento espiritual a través de las Artes Marciales para ser Seres Humanos íntegros. Aunque esta frase se encuentre sumamente ligado con una influencia Budista, no significa que el repetir esta frase uno deba ser Budista o perteneciente a una religión en sí. La Bujinkan tiene una visión abierta y de ninguna razón busca influir en algo doctrinal, sino al contrario, llevando al desarrollo de seres humanos libres y capaces de trascenderse. Por favor tomar esto como un medio y no como una forma rígida de auto- realizarte.

 

SHIKIN:

 

Se refiere a la sensación y armonía percibida por el oído y el corazón. Desde el oído llegamos a la percepción de la vibración del sonido, despertando ciertas sensaciones a nivel muy sutil de Armonía en un estado de conciencia entre las polaridades opuestas( In/Yo, Yin/Yang, Sol/Luna, Hombre/Mujer, Felicidad/Tristeza) se puede percibir la totalidad de las cosas rompiendo la visión dualista para llegar a la realidad última del Universo.

 

HARAMITSU:

 

Esto también es conocido en el Sánscrito como Pâramitâ ( Cruzar a la otra orilla). Es uno de los medios para llegar a través de seis disciplinas a un estado llamado Satori (iluminación) yendo mas allá de la Vida y la Muerte.
Las seis disciplinas son: Ofrenda, Moralidad, Paciencia, Esfuerzo, Concentración y Juicio Correcto (sabiduría - Prajnâ). La idea de Hatsumi Sensei promueve la Sinceridad, la Lealtad y la Honestidad en las Artes Marciales Bujinkan Dôjô y esto hacerlo extensible al resto de nuestras actividades.
En Japón las semanas de Higan en primavera y otoño es cuando más se hace énfasis en la practica de estas seis disciplinas.

 

DAIKOMYO:

 

En el Budismo se refiere al Gran Resplandor. Es la vía de los Bodhisattva (Entidades iluminadas) para la liberación del sufrimiento propio y ajeno. El Daikomyo brota desde el centro del vacío y vuelve hacía su esencia llevando a un concepto de forma y no forma como lo mismo.
En el Budô es la iluminación desde nuestro interior hacía el exterior y contrariamente igual. La Luz del corazón se manifiesta en los planos físicos y a su vez desde el plano físico(Taijutsu) despertamos la Luz de un corazón Benevolo (Ko no Kokoro).

 

 

LOS DIEZ PRIMEROS NUMEROS EN JAPONES

ichi いち
1

ni
2

san' さん
3

yon' よん
4

go
5

roku ろく
6

nana なな
7

hachi はち
8

kyuu きゅう
9

juu じゅう
10

Rei Ho : Saludo, etiqueta y maneras de comportarse en el Dojo

Las tradiciones marciales deben seguir manteniendo unos ciertos códigos de etiqueta, legado de nuestras escuelas, de nuestros maestros  y nuestros “antepasados” marciales.

Cada escuela marcial y aún cada Dojo en particular tiene sus propias reglas que pueden diferir entre ellos, pero siempre hay una serie de reglas básicas “no escritas” que todas o casi todas las tradiciones marciales conservan y cumplen.

Estas normas de conducta y etiqueta deberían ser lo primero que aprendiese el alumno recién llegado al dojo de una disciplina marcial, pero muchas veces se relajan y se “olvidan” y se pasan por alto hasta que llega un momento en que ya es difícil hacer que el alumno observe estas reglas.

Creemos pues necesario “escribir” estas reglas para que todo alumno las tenga presentes, se adapte a ellas y no caigan en el olvido.

Ninguna de estas normas es más importante que otra, todas son de obligado cumplimiento y el orden en que están expuestas es totalmente aleatorio.

Las normas de etiqueta y las reglas de comportamiento inherentes a nuestro Dojo son las siguientes, que todo alumno debe cumplir escrupulosamente. La no observancia de alguna de dichas normas de etiqueta y conducta debe ser corregida por parte del Senpai o el Sensei y la reiteración en su incumplimiento será objeto de sanción o expulsión del Dojo.

Normas de etiqueta, saludo y maneras de comportarse en el Dojo:
• Justo antes de entrar en el Dojo (lugar de entreno) debemos solicitar permiso al instructor de más alto grado que se encuentre presente o al Senpai del Dojo.
• Una vez obtenido el permiso para acceder a la sala de entreno, realizamos un saludo hacia el Kamiza (altar)
• Una vez dentro del Dojo, y antes de que empiece la clase, se evitará el alboroto, el hablar y reír en voz alta, y se dedicará el tiempo a realizar un calentamiento, estudiar las técnicas básicas o simplemente a estar en Seiza preparando nuestra mente para el entreno.
• La puntualidad debe ser observada estrictamente por los alumnos. Si un alumno llega tarde a una clase, solicitará permiso para acceder a la sala y una vez obtenido procederá a realizar el saludo correspondiente y esperar instrucciones para incorporarse a la clase.
• Mientras el instructor muestra y explica una técnica, el alumno permanecerá atento, en Shizen o Seiza, sin hablar con otros compañeros, y nunca tumbado o apoyado en la pared o columnas en posición indolente, etc.
• Antes de comenzar a practicar una técnica con nuestro Uke y al terminar cada técnica, lo saludamos mostrando agradecimiento por la cooperación.
• No está permitido abandonar la sala de entrenamiento antes de la hora de finalización de la clase. Si eso fuese es necesario, se debe solicitar permiso previamente al instructor a cargo de la clase.

• No está permitido comer durante las clases, únicamente se permite beber agua, zumos o similares.

• No perder el tiempo de nuestras clases con un Uke con el que no nos sintamos a gusto o que no nos ayude en nuestro progreso.

• Cualquier duda acerca de una técnica se resolverá solicitando ayuda al instructor, no al compañero de la pareja de al lado puesto que eso interrumpe su propio entrenamiento. Es tarea del instructor ayudar a resolver las dudas existentes.

• El Dojo es un lugar para el silencio y la práctica marcial. Si es necesario comunicarse con los compañeros, hacerlo con educación y en voz baja.

• Las armas para la práctica deben colocarse en un lugar apartado de la zona principal de entreno, donde no molesten a nadie y nunca en posición vertical apoyadas en las paredes o en lugares altos donde puedan caer. Tampoco en lugares de paso donde se tenga que saltar sobre ellas para poder pasar. Lo mismo para los objetos personales que deban permanecer en la sala de entreno.

• Las armas se deben tratar con el máximo respeto, nunca entregarlas al compañero de cualquier manera (dirigiendo el filo o la punta hacia él) y nunca se utilizarán las armas de otra persona si haber pedido el permiso necesario a esa persona o al instructor en caso de tener que utilizar un arma que no te pertenece.

• La forma para dirigirse al instructor que está impartiendo la clase es mediante la palabra japonesa “Sensei”.

• El uniforme de entrenamiento (Keikogi) y los tabis deben mantenerse en buen estado, y llevarlos limpios y bien colocados, evitando que desprendan malos olores.

•No es obligatorio pero si muy recomendable vestir ropa interior bajo el keikogi, camiseta (preferentemente negra y de algodón), ropa interior bajo el pantalón del keikogi y calcetines bajo los tabis. Esto empapa el sudor y ayuda a mantener el keikogi más limpio durante más tiempo evitando los malos olores.

• No se permite entrenar con anillos, relojes, colgantes, pulseras o pendientes, piercings, etc., ni cualquier objeto que pueda causar molestias o lesiones. El pelo largo se sujetará durante el entrenamiento con el mismo fin.

• No se permite entrenar con las manos sucias ni con las uñas largas.

• El saludo principal antes del incio de la clase y al final de la misma se realiza formando en filas. Los grados más altos se colocan delante y de derecha a izquierda. Excepción del Senpai que ocupará el lugar más a la izquierda de la primera fila independientemente de cuál sea su grado.

• Al final de la clase debemos recolocarnos de manera adecuada el keikogi y el obi antes de proceder al saludo. Esta operación se efectúa dando la espalda al kamidana.

• Durante el entreno permanecer siempre alerta y manteniendo el espíritu guerrero. Las técnicas se trabajan de la manera más real posible evitando eso sí en la medida de lo posible las lesiones.

• Siempre mantener un espíritu de camaradería y respeto por nuestros compañeros de entreno pero sin faltar a la seriedad de la práctica.

• Si durante la práctica resultamos lesionados debemos aceptarlo con resignación y espíritu de superación como parte inherente de nuestro entrenamiento. Nunca habrán rencillas ni rencores puesto que ninguna lesión provocada por un compañero será intencionada.

• El alumno es el responsable de su propio entrenamiento y crecimiento en el arte marcial. El instructor sólo pone la guía necesaria para que él mismo lo consiga con su esfuerzo y dedicación.

• Es deber del alumno de más grado ayudar a sus compañeros de menor grado a progresar adecuadamente prestándoles la ayuda necesaria para ello.

• Es necesario ser consciente de que nuestra presencia en un Dojo y en una tradición marcial es una decisión propia y no estamos ahí por casualidad o accidente. Nosotros lo hemos elegido y hemos decidido formar parte de esa comunidad y de ese legado histórico y tradicional. Si no estamos dispuestos a seguir sus normas y reglas debemos abandonar la práctica.

• Por último, es imperativo mantener siempre una actitud de respeto hacia el instructor, el Senpai, los compañeros, el Dojo y la tradición marcial que representamos, así como también hacia el resto de tradiciones y artes marciales existentes y practicantes de otras artes marciales.

El Dojo es tu casa y los compañeros son tus “buyu” (hermanos marciales). Cuida y respeta tu casa y a los tuyos.

Extraído del Blog  Bushi Dojo